Patrimonio

La Muralla y las Siete Puertas
Desde 1951 Sepúlveda está declarada Conjunto Histórico-Artístico, para realizar una visita a la Villa, lo más recomendable es empezar el recorrido por la Oficina de Turismo, situada en la iglesia de los Santos Justo y Pastor.

Arquitectura civil

La oficina ocupa parte de la antigua cárcel de la villa, frente a ella se levanta el Ayuntamiento, edificio de construcción tardía pero que denota en su fachada la maestría de los canteros que aún trabajan en la zona. A pocos metros encontramos la Plaza de España, núcleo principal de la Villa, cuyo origen es un espacio extramuros en el que se celebraban los mercados y donde tenían lugar las fiestas populares como los bailes y corridas de toros. En uno de sus laterales encontramos los torreones del Castillo, a los que en el siglo XVII se les adosó una fachada barroca, con una balconada corrida desde la que las autoridades presidían los actos públicos, y la Espadaña, con las campanas que dan la hora y el tradicional toque de queda. 

Sepúlveda es conocida como la Villa de las Siete Puertas. Ciudad fortificada durante la Edad Media, aún conserva tramos de su muralla datada del siglo X, destacando los de la Barbacana y el Postiguillo, entre sus puertas sobresalen la del Azogue o Ecce Homo, la de la Fuerza, o la del Río considerada la principal de la Villa.

 La Calle Barbacana

En esta calle se encuentra uno de los lienzos mejor conservados de la muralla, construcción árabe datada del siglo X, aunque cuenta con modificaciones posteriores. Supone la continuación del castillo. En este paño la parte superior es almenada, en su base conserva las zarpas o basamentos escalonados construidos con sillares romanos de gran tamaño, obtenidos probablemente de la antigua ciudad romana de Duratón.

Este tramo de la muralla desemboca en la puerta del Azogue, palabra que significa mercado y por lo que se ha interpretado que en las proximidades de esta puerta se ubicaría el mercado intramuros, también es conocida como arco del Ecce Homo, desde el siglo XIX debido a una pintura que representaba la imagen de Cristo ante e pueblo presentado por Pilatos. La puerta es románica aunque el conjunto original se alteró al convertirse los cubos en viviendas.

Hoy en día la calle Barbacana ("Doble defensa") es una de las principales vías comerciales del municipio y el lugar por donde transcurren los tradicionales encierros. 

 

La Casa de los Proaño o Casa del Moro

Además del Jardín de la Señora y la antigua casa de los Sánchez de Toledo, al atravesar la Puerta del Azogue nos encontramos con la Casa del Moro. 

Es uno de los ejemplos de casas palaciegas, el poder una de las familias más relevantes de la villa queda reflejado a través de los escudos y blasones dispuestos en las fachadas.

La Casa de los Proaño es conocida como Casa del Moro,  destaca la potente fachada plateresca, cuyo frontón está presidido por la cabeza de un moro sobre un alfanje, que alude a la legendaria toma de Sepúlveda por el Conde Fernán González, tal y como ha quedado recogido en la Historia de Segovia de Diego de Colmenares, apoyándose en la Historia del Capitán Fernán González escrita por el monje benedictino de Arlanza, Fray Gonzalo Arredondo, en el texto se narra como se produjo un combate a muerte entre el Conde Fernán González y el sarraceno, del que resultó victorioso el conde y lo que tuvo como consecuencia la toma de Sepúlveda por parte del ejército cristiano. Además del frontón en los laterales encontramos los escudos de armas de la familia, en los que el motivo de la cabeza del moro vuelve a repetirse, este atributo heráldico fue defendido por la familia ya que venía a indicar que descendían del Conde Fernán González. 

Hay otras casas blasonadas destacables en Sepúlveda, como la Casa de los González de Sepúlveda relacionados con los Proaño con los que pleitearon por ver quien se plasmaba en su escudo el atributo de la cabeza del moro.  La de los Gil de Gibaja, una casa románica considerada la más antigua de Sepúlveda, sin olvidarnos de otras de relevancia como la Casa de las Conchas, o las viviendas de los Palomares y Díez situadas a ambos lados de la plaza, la Casa del Conde y muchas otras.

Santuario de la Virgen de la Peña.
Santuario de la Virgen de la Peña. Virgen de la Peña
Románica, del siglo XII, su planta es idéntica a la iglesia de El Salvador, aunque el pórtico actual es casi todo del siglo XVI. Tiene nave alta, ábside al saliente y torre adosada. La característica más significativa del templo es el Tímpano situado en la puerta de entrada, único en Segovia y en el románico segoviano. El ábside es casi idéntico al de El salvador, con columnas adosadas, arcos abocelados en sus vanos y una moldura ajedrezada que recorre todo el hemiciclo. La bóveda es de sillar de medio cañón, con arcos ciegos a uno y otro lado, sobre los que corre la cornisa que sirve de apoyo a la bóveda, sustentada por impostas columnarias de triple fuste. En esta iglesia se encuentra la imagen de la Patrona de la Villa y su Tierra, Nuestra Señora de la Peña, talla en madera policromada del siglo XII, que representa a la Virgen sentada con el Niño en brazos. Una artística verja de hierro separa el altar mayor de la nave.
Palacios
Enumeramos algunos: Palacio del Conde de Sepúlveda, Casa-Palacio de las Conchas, Palacio del Moro.
La Plaza Mayor y el castillo de Fernán González
La imagen de la plaza mayor de Sepúlveda tiene como inigualable fondo el castillo que erigiera el conde Fernán González hace casi mil años.

Sobre el cubo central, el de más altura, se yergue una pequeña espadaña neoclásica que alberga dos campanas de diferentes tamaños, coronada por una cruz metálica con veleta. El Castillo, fuera de las Murallas de la Villa, es uno de los lados menores de la Plaza Mayor. Adosado a la parte inferior de sus torreones un edificio del siglo XVIII, con balconada corrida, soporta el Reloj de la Plaza. En este edificio se realizan actualmente exposiciones culturales; y desde su balconada se lanza el Chupinazo anunciador del inicio de las Fiestas de Toros.

Iglesia de Santiago
Recientemente restaurada, en la Iglesia de Santiago está ubicada la Casa del Parque, centro de Interpretación del Parque Natural de las Hoces del río Duratón. De una sola nave rectangular, tiene un ábside de cuarto de esfera de estilo mozárabe, de ladrillo con doble arquería y figuras geométricas, que es único en Sepúlveda. Cuenta con una cripta subterránea, posiblemente resto de una primitiva Iglesia, en donde se encuentran una serie de tumbas antropomorfas excavadas en la roca que podrían datar del siglo X.
La Iglesia de los Santos Justo y Pastor
La Iglesia de los Santos Justo y Pastor, actual sede del Museo de los Fueros, es románica de los siglo XII y XIII, declarada Monumento Nacional desde 1931. Está situada intramuros, es decir, dentro de la muralla que protegía Sepúlveda, tras la puerta del Azogue, palabra que quiere decir mercado, por lo que posiblemente en sus proximidades se desarrollaría el mercado semanal. Por su emplazamiento y magnitud, debió de ser una de las iglesias más importantes de Sepúlveda, que llegó a contar con quince parroquias, en la época en la que ésta se alzaba. La iglesia parece destinada a la exaltación y culto de los santos mártires Justo y Pastor, cuya devoción en tierras de Hispania alcanza una gran difusión en el siglo VII. De planta basilical, es la única iglesia románica de Sepúlveda que cuenta con tres naves, algo que por otro lado es poco frecuente en el románico rural, lo que indica que se trataba de una construcción ambiciosa, comparable con el más pujante románico de la ciudad de Segovia, con el cual, además coincide por su cronología tardía, finales del siglo XII.
Iglesia de San Bartolomé.
Románica, del siglo XI-XII, posee una sola nave con dos capillas que forman crucero y cubierta de madera. La torre, de sillería, está adosada a la Iglesia. Merece la pena destacarse la escalinata de piedra, presidida por un bello Crucero renacentista, que da acceso al pórtico del templo.
Iglesia de El Salvador
Iglesia de El Salvador El Salvador
Coronando la Villa se encuentra la Iglesia de El Salvador, su construcción iniciada en el siglo XI (año 1093) nos indica que es la más antigua de la provincia de Segovia, uno de los mayores exponentes del románico sepulvedano. El edificio cuenta con una sola nave de ábside semicircular. La Torre se encuentra separada de la nave y se comunica con ella a través de un estrecho pasadizo abovedado. La nave cubierta con bóveda de cañón, está dividida en tres tramos por arcos fajones apeados en pilastras. Adosadas a los muros tiene arcadas ciegas sobre columnas.Tiene un hermoso pórtico, con arcos agrupado por parejas apoyándose cada uno por separado en anchas pilastras y, al juntarse, en columnas comunes.